CARRANQUE DE RIOS


La vida del escritor anarquista Andrés Carranque de Ríos (Madrid, 1902- 1936) fue en si misma una intensa novela de acción. De origen muy humilde, a los seis años comenzó a buscarse el pan vendiendo periódicos por la calle y con apenas quince, ya con plena conciencia social y política, participa en las algaradas madrileñas de Embajadores y Cuatro Caminos, formando parte de los asaltos a las tiendas de comestibles, siendo encerrado en la Cárcel Modelo de Moncloa donde parece que compone sus primeros poemas, con títulos tan incendiarios como “Elogio a la pistola” y “Canto a la dinamita”. A comienzos de 1918, sin despedirse de nadie, se fuga a Bilbao y de allí marcha a Santander embarcando como polizón hacia Francia y cuando le descubren paga el pasaje como fogonero del buque. Al desembarcar se hace estibador portuario y vagabundea como mendigo, con apenas diecisiete años, por Amberes y París, donde le detienen y encarcelan por supuesto malhechor. Vuelve entonces a España, pernoctando en estaciones ferroviarias hasta llegar a San Sebastian y serían unos camaradas anarquistas vascos los que le sufragan el viaje de vuelta a Madrid. En el año 1921 ocurriría un suceso que agitaría aún más el temperamento subversivo de Carranque: Eduardo Dato, entonces presidente del Gobierno, transita en su coche oficial por la Puerta de Alcalá y es tiroteado desde una moto (“Para nosotros los anarquistas, fue un suceso máximo. Me encerré en una habitación y redacté un manifiesto tremendo (...) Se lo leí a mis camaradas en una taberna y quedaron entusiasmados...”) Tras imprimir y repartir estos pasquines, que defendían la acción directa violenta, sus compañeros y muchos viandantes son detenidos, huyendo entonces a Málaga, donde la Guardia Civil le detiene, tras encontrarle desnudo en la playa, y descubren casualmente que es el autor de dichos panfletos, por lo el cual pasará un año en presidio. Cuando sale a la calle con el empuje de sus 20 años y la cabeza llena de sueños literarios, parte otra vez para Francia. En París unos amigos libertarios le encuentran empleo de barnizador, pero como le falta tiempo para estudiar en bibliotecas, aprender en museos y escribir en los cafés, alguien le recomienda un truco para cobrar sin trabajar (“tenía que lijarme un brazo, tirarme por una escalera y hacerme picar por una mosca de milano para que se me hinchara la supuesta herida”) Así es como obtuvo la baja médica. De regreso a España, cumpliendo con el temido servicio militar, convence al dueño de una huevería para que le edite su primer poemario, titulado “Nómada”, que sólo vende 5 ejemplares, mientras sobrevive vendiendo revistas, de apoderado de su hermano boxeador, de albañil e incluso como modelo de desnudos en la escuela de Bellas Artes. El 5 de noviembre de 1930 emprende su tercer y último viaje a París y a finales de 1931 está de regreso con su primera novela, "Uno", que logra publicar tres años después, con un prólogo de Pío Baroja, a quien conoció a raíz de su interpretación cinematográfica como extra en una versión de "Zalacaín el aventurero". La venta en librerias de esta novela, en mayo de 1934, le empuja a escribir con ahinco, emprendiendo la que sería su segundo libro "La vida difícil". En 1936 recibe por fin un mediano reconocimiento literario con la dostoieskiana novela "Cinematógrafo", efímera gloria ya que al poco tiempo de su publicación se le detectó un cáncer de estómago que acabó con sus días el 6 de octubre de 1936, a los 34 años, poco después de estallar la guerra civil.

(La obra de Carranque de Ríos, aunque inclasificable, se suele integrar en la gran corriente de la novela social de preguerra, que abanderaron autores como Díaz Fernández, Arconada o Arderius y durante muchos años fue completa e injustamente olvidada. No será hasta finales de los años sesenta que se le reseña y se descubre vagamente al autor. En 1997 la editorial Viamonte rescató la novela "Cinematógrafo" y en 1999 Ediciones del Imán sacó en un volumen la Obra completa. En 2005 será la Editorial Cátédra quien edite "La vida difícil". Para el estudio de la vida y los escritos de Carranque es imprescindible la consulta del libro de Jose Luis Fortea titulado "La obra de A. Carranque de Ríos" publicada por la Editorial Gredos en 1973. Asimismo, y en esta línea biográfica, la Editorial Martínez Roca ha publicado en 2006 un interesante libro titulado "La sombra del anarquista", de Asís Lazcano Nebreda)

1 comentario:

Estel_Julià dijo...

Hola,

Me ha gustado llegar hasta aquí, buscaba más sobre este hombre y la verdad es que te felicito por esta reseña, me ha encantado.

Tu blog también me parece muy interesante.

Un saludo,

Estel J.