LA TIERRA ES UN SATÉLITE DE LA LUNA


El Apolo 2 costó más que el Apolo 1
el Apolo 1 costó bastante.
El Apolo 3 costó más que el Apolo 2
el Apolo 2 costó más que el Apolo 1
el Apolo 1 costó bastante.
El Apolo 4 costó más que el Apolo 3
el Apolo 3 costó más que el Apolo 2
el Apolo 2 costó más que el Apolo 1
el Apolo 1 costó bastante.
El Apolo costó un montón, pero no se sintió
porque los astronautas eran protestantes
y desde la luna leyeron la Biblia
maravillando y alegrando a todos los cristianos
y a la venida el papa Paulo VI les dio la bendición.
El Apolo 9 costó más que todos juntos
junto con el Apolo 1 que costó bastante.
Los bisabuelos de la gente de Acahualinca tenían menos
hambre que los abuelos.
Los bisabuelos se murieron de hambre.
Los abuelos de la gente de Acahualinca tenían menos
hambre que los padres.
Los abuelos murieron de hambre.
Los padres de la gente de Acahualinca tenían menos
hambre que los hijos de la gente de allí.
Los padres se murieron de hambre.
La gente de Acahualinca tiene menos hambre que
los hijos de la gente de allí.
Los hijos de la gente de Acahualinca no nacen por
hambre,
y tienen hambre de nacer, para morirse de hambre.
Bienaventurados los pobres porque de ellos será la luna.


LEONEL RUGAMA
“La tierra es un satélite de la luna”
Ed. Nueva América, 109 p,
Buenos Aires,1987


(El poeta nicaraguense Leonel Rugama nació en 1949, en el Valle de Matapalos, Estelí, y murió a la edad de 21 años, en 1970, combatiendo en la guerrilla urbana contra el ejército del dictador Somoza, dejando un buen puñado de poemas, repartidos en varios libros, entre ellos este. Ernesto Cardenal, que lo cita como uno de los grandes poetas nicaraguenses, lo recuerda “siempre con unos periódicos bajo el brazo y envuelta en ellos su pistola del 45. Los periódicos también le servían para dormir, porque podía dormir en cualquier parte, en las bancas del parque, en las aceras, donde le agarraba la noche, y comía donde lo invitaban a comer o no comía. .. a veces no gastaba ni para comer, sino que pedía. Una vez le propusieron ir a una fiesta de estudiantes y dijo que no porque costaba 10 pesos y eso eran 10 balas para luchar por la revolución sandinista... No tenía cosas propias. Nunca le vi más ropa que la que andaba puesta, siempre sucio, con su blue-jean y las mismas camisas...” Leonel cayó disparando sus pocas balas, atrincherado en una casa, junto a otros dos adolescentes. Al parece, el asedio y ataque del desproporcionado batallón de las tropas especiales, armados con cañones y tanques, fue presenciado por la de gente de la zona que se agolpó ante la asombrosa y desigual batalla, que incluso fue transmitida en directo “para dar una lección al pueblo”. Y cuentan que cuando uno de los milicos hijos de puta lo conminó a rendirse, el poeta le contestó con un grito que aun retumba por allí: ¡Que se rinda tu madre! Y siguió peleando)

Más poemas de Leonel Rugama:

3 comentarios:

Pablo Silva dijo...

Esta bueno el dato , pero lo unico es que el combate de Leonel Rugama contra la guardia nacional no se transmitio por tv, incluso Somoza mando a cerrar la señal radial para no transmitirlo, ya que seis meses antes el 15 de Julio del 79 Julio Buitrago habia tenido una lucha parecida y ese si lo transmitio somoza por la tv y fue uno de los grandes errores politicos que tuvo

Anónimo dijo...

Quelle que soit la langue, il y a des gens qu'il ne faut jamais oublier. Leonel Rugama est de ceux là.

Ana Reboledo URUGUAY dijo...

Leonel Rugama, estás viviendo siempre en un batik de 6 metros que hice por tu poema y por Memorias del fuego (E. Galeano). Siempre habrá Leonel Rugama, poetas, que peleen con sus letras, aún en este s. XXI tan enfermo.
Viva la Nicaragüita que se animó a ser libre!