INDIGENTE


Para Perico, donde ande

Vive
en el parque y
de la beneficencia
tiene cincuenta años y
los dientes podridos
y le gusta el fino, el buen flamenco
y las piernas de las enfermeras
cuando acude algunas tardes
a las urgencias del ambulatorio cercano
quejándose con mucho teatro
de una nueva mordedura
de la soledad.

DOMINGO LOPEZ
"Suburbia"
Ed. Point de Lunettes, Sevilla, 2007

1 comentario:

Viktor Gómez dijo...

¿cómo es posible que la desgarradora orfandad acampe entre ciudadanías tan abarrotadas, entre ciudades tan masificadas, entre calles con edificios tan poblados?

¿Qué pasa? ¿quién mira?
¿Qué ceguera ayuna de compasión?
¿En que hueco caen
los tiempos derrumbados del ocio, de la tediosa costumbre de sobreposeer?

¿cómo están tan solos?
¿cómo estamos tan tranquilos?

¿cómo no nos duele el frío
en sus manos llagadas?

¿cómo no nos muerde la soledad de los vagabundos?

¿cómo no lloran
nuestros hijos
del hambre de los pringaos?

¿cómo llamamos
civilización a esto?


Un abrazo de lunes,

Viktor