EL RENDIDO


Apuró la cerveza
y sacó la cartera para pagar.
A través de la ventana de la cantina
veía los pasajeros cabizbajos
esperando en el andén,
los trenes
y el reloj enorme de la estación.
Faltaban quince minutos
para las cinco,
la hora en que debía fichar
en el turno de tarde.
Miró el cielo gris de Marzo
y recordó la tristeza de su mujer,
el llanto de los niños
y pensó
que si se daba prisa
llegaría a tiempo de evitar
la mirada recriminadora del jefe.
Se levantó y enfiló
hacia la puerta de salida
y fue entonces
cuando le vieron pararse ante ella
y tras unos segundos
girar como si olvidara algo
y despacio
acercarse a la ventanilla
donde alguien oyó que decía
deme un billete
por favor
para el lugar más lejano
que tenga.


DOMINGO LOPEZ
Inédito

3 comentarios:

Ana Pérez Cañamares dijo...

Hola, Domingo.
Sólo decirte que te leo, en especial tu estupenda selección de poemas, tanto tuyos como de otros. Te mando buenos deseos y un abrazo fuerte

Daniel Ruiz García dijo...

Cojonudo, Domingo. Muy carveriano.

Domingo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.